Seguinos en FacebookTwitter
Jueves 25 de Abril de 2019
Por Yamil Mahmud
Antonio Sola, un factor decisivo del triunfo de Angelici
El consultor español que asesoró a Sergio Massa desarrolló en las últimas elecciones de Boca su primera experiencia en el campo deportivo; se constituyó en el eje central del triunfo de Daniel Angelici

Después de haber asesorado al ex Presidente de México, Felipe Calderón, al actual primer mandatario de Colombia, Juan Manuel Santos, y Mariano Rajoy, en España, entre otros, la figura del consultor español Antonio Sola ya es moneda corriente en el ámbito de la consultoría política internacional.

En la Argentina, sin embargo, no era tan conocido hasta las últimas elecciones, en las que se puso al frente de la estrategia de la campaña de Sergio Massa. Si bien el tigrense no alcanzó el ballotage, el objetivo de máxima, la realidad es que los resultados finales, muy satisfactorios por cierto, dejaron posicionado a Massa como uno de los líderes opositores.

Esa experiencia lo instaló en el mercado argentino y le abrió las puertas del mundo deportivo. Más específicamente del enorme mundo de Boca Juniors, donde Daniel Angelici, tras algunos sucesos que parecían alejarlo definitivamente de la posibilidad de ser reelecto como Presidente de Boca, acudió a sus servicios para su campaña.

Sola no tenía aun experiencia en clubes. Pero no dudó en aceptar el desafío: “Efectivamente, fue mi primera experiencia deportiva, y fue sumamente impresionante. No sólo porque un presidente siempre es un presidente, con todo lo que eso conlleva, sino también porque Boca es definitivamente uno de los clubes más famosos del mundo y trabajar allí implica tener que ponerse a tono con la pasión con la que viven absolutamente todo. Eso te obliga a hacer una campaña sumamente emocional, casi te diría en un 85 por ciento basada en lo emocional. No fue un dato menor, por ejemplo, el pronunciamiento de Carlos Tevez en favor de Angelici con todo lo que simboliza para el simpatizante de Boca”.

Aún a pesar de esos apoyos, Angelici no la tenía sencilla. Los sondeos previos lo ubicaban, si bien punteando, bastante cerca de los otros candidatos, Jorge Amor Ameal y José Beraldi: “Es cierto que era una elección difícil. Los primeros tres años, gran parte del cuarto también, estuvieron llenos de complejidades. El tema Bianchi, el asunto de Riquelme, la sequía de títulos en un club siempre obligado a ganar todo, el asunto del gas pimienta. Pero me encontré con un gran candidato, un hombre fuerte que estuvo a la altura de cada contingencia. Que le puso el cuerpo asistiendo personalmente a cada encuentro con socios y peñas. Como siempre sostengo: si sientes que estás de rodillas, mira hacia arriba, encomiéndate, levántate y camina. Y Angelici lo hizo mostrando determinación, valores, ideas y ganas de seguir para adelante”.

Precisamente por el factor emocional al cual alude Sola, por esa necesidad del hincha de obtener logros y alegrías, subyace una pregunta que, si bien resulta contrafáctica, puede asumirse como importante para poder entender en su magnitud el resultado final de la elección: ¿Si el equipo de Arruabarrena no hubiera vencido en el último torneo local, como finalmente lo hizo, hubiera sido factible la victoria del oficialismo boquense?

“Hubiera sido mucho más ajustado -responde el español-, pero Angelici hubiera ganado igual, y lo puedo afirmar por cómo estaba planteado el escenario. Es lo que técnicamente yo denomino escenario de tercios, conformado por Beraldi, Ameal y nosotros. Eso nos permitía un voto fragmentado. Es sencillo decirlo ahora, pero si nosotros no hubiéramos ganado los dos campeonatos (Torneo Local y Copa Argentina) de todos modos habríamos triunfado. Por mucho menos margen, quizás por cien o doscientos votos. Pero no hay que perder de vista que sacamos una distancia de 13 puntos, que es muchísimo para un oficialismo que busca conseguir su segundo mandato”.

En este contexto, aclara: “No hubo encuesta en todo este tiempo donde estuviéramos perdiendo. Por el contrario, la gente considera que la de Angelici es una de las mejores gestiones del club. Boca esta saneado económicamente, pero además se han hecho inversiones, se han traído buenos jugadores, se ha empezado con los proyectos de la Escuela en Ezeiza, se ampliaron los socios adherentes, el Museo está absolutamente optimizado… Con esos logros, también supimos comunicar la parte más racional, la que evoca gestión. Fue muy gratificante compartir encuentros junto a él y ver cómo la gente le hablaba. El socio, que muchas veces no tiene filtros, planteaba lo que estaba mal hecho según su óptica, pero a la vez reconocía los logros. A su vez, se encontraban con un Angelici muy puesto en su silla, muy conversador, reconociendo nítidamente sus errores y cómo seguir avanzando en su gestión”.

Pregunta final, con respuesta sorpresiva y sin casette: ¿Existen diferencias sustanciales a la hora de diseñar una campaña para un aspirante a cargos públicos o al hacerlo para el Presidente de una entidad deportiva?

“Creo que la única y sustancial es que vota menos gente. Es como si desarrollaras un trabajo para un municipio de 70 mil habitantes. Como cuando en 2012 decidimos visitar los pueblos más pequeños de España en el marco de la campaña de Mariano Rajoy, enfocados en un contacto más personal. Por lo demás, siempre hay que imprimir velocidad en todos los frentes. Política, religión, empresa y sociedad forman parte de un todo en el ámbito de la comunicación política, donde cada elemento interactúa con el otro. Es verdad que la de Boca representó una elección de habitantes particulares, muy de camiseta puesta, muy pasionales. Pero en definitiva, es muy grato concluir en que todo está encerrado allí: que ninguno de esos elementos que mencioné antes pueden subsistir sin los otros. Y que esta apuesta se certifica a través de una campaña ganadora como supimos construir junto a Angelici”.

Lunes 21 de Diciembre de 2015