Seguinos en FacebookTwitter
Sábado 16 de Febrero de 2019
Fotografía Política
Siete herramientas esenciales para fotografiar un mitin político
El fotoreportero Miguel Gómez, nuestro consultor en fotografía política, nos cuenta y nos muestra desde España un paso a paso para la buena cobertura de un mitin político.

 1. Información. La primera y más importante. No se debe acudir a una actividad política sin tener idea de lo que allí sucederá. La cobertura será mucho más efectiva y fácil si de antemano se sigue la actualidad política, si se pueden “prever”, imaginar las fotos que se tomarán.

2. Puntualidad. Es preferible acudir una hora antes o con mayor antelación, para tener un conocimiento previo del espacio en que se va a trabajar, balancear luces, “domar” el escenario y ubicar lugares desde los cuales hacer las mejores tomas. Llegar justo de tiempo es perder la mitad del trabajo, llegar tarde no es una opción válida.

3. Logística. Comienza días antes del acto. Gestiona las acreditaciones, conoce al contacto de prensa (persona a la cual dirigirse antes, durante y después del acto en caso de necesitar información adicional), las facilidades de las instalaciones – redes inalámbricas, espacios de trabajo, etc. -, accesibilidad. Cubrir un acto de cierre o inicio de campaña sin este bagaje equivale a aparecer de pronto en medio de una calle repleta de tráfico en una ciudad que no conoces.

4. Dominio del escenario. Esto significa conocer entradas y salidas de los candidatos, recorridos, orden de los discursos, lugar de los invitados especiales, programa en general, con especial atención al cierre del acto y de los momentos especiales, etc. En “las entradas de los candidatos”, es preferible mantenerse cerca de ellos, a pesar de la dificultad para trabajar por las restricciones protocolares y de seguridad. Si es posible conseguir copia de los discursos aunque sea minutos antes de su pronunciación, el fotógrafo jugará con ventaja para capturar los mejores momentos de los oradores. La antelación es primordial. Saber donde está cada cosa y cuándo sucederá es esencial para ahorrar tiempo y evitar que perdamos fotos únicas e irrepetibles.

5. Testigo de la historia. La historia no sólo a través de los grandes momentos, sino también de los pequeños detalles, pero significativos. Llegadas, saludos, planos abiertos de público y dl escenario, close-up de gestos y guiños entre los candidatos o entre los candidatos y los seguidores, ondeo de banderas, aplausos. Lo necesario y lo ideal para lograr el documento testimonial de la actividad.

6. Trucos y sentido de oportunidad. Vale jugar con la iluminación, usar recursos técnicos como barridos o siluetas, captar miradas cómplices, aprovechar los fondos a favor o en contra de los candidatos, los gestos de ira o alegría, anticiparse a un abrazo, una alzada de brazos, un saludo, un gesto exacerbado en medio de un discurso, un salto del protocolo. Cuando el candidato usa las manos profusamente o se apoya en ellas para enfatizar su discurso, es importante dejar “aire” en las fotos, con la intención de editar después. Hay buenas imágenes que se pierden por cortes no deseados de brazos y manos. Por increíble que parezca, en un plano cerrado con manos al aire un pequeño ‘corte’ desbalancea cualquier foto.

 7. Originalidad. Aquí toca jugar, pero a conciencia. Es aquí donde se debe hacer una crónica visual que corra paralela al relato oral o emocional que cuentan los protagonistas. O ¿por qué no? que sirva de contrapunto o genere tensión a la narrativa de campaña. Una vez hechas las fotos imprescindibles, toca hacer las fotos que, combinando originalidad e información, cuenten un relato del mitin atractivo y diferente. 


Jueves 3 de Marzo de 2016