Seguinos en FacebookTwitter
Sábado 16 de Febrero de 2019
Marketing Político
Nueve principios de Storytelling para causar furor en tu público
Nota escrita por Jesús Enrique Rosas, fundador de LenguajeCorporal.Org y presidente de La Universidad Corporativa - Fundación Lenguaje Corporal. Adem{as, es escritor, conferencista e investigador.
Fuente: savageminds.org

 Una de las conferencias TED que más me han impactado fue la que dio Malcolm Gladwell, llamada “La extraña historia del Norden Bombsight “, la cual dura unos quince minutos. Lo más espectacular es que la moraleja que nos regala el escritor, ocupa apenas los últimos 60 segundos de la presentación; ¿En qué invierte entonces los primeros 14 minutos…? ¡En Storytelling! en narrar una historia. Eso es todo. Parece sencillo, pero es una habilidad muy difícil de desarrollar, capaz de causar un impacto grandísimo en el público. A través de ella podemos crear una gran expectativa que propicie una espectacular catarsis al final. ¿No es eso lo que queremos con nuestras presentaciones y conferencias? Es posible, si seguimos estos pasos sin saltarnos ninguno…

1- Primero lo primero: ¿Qué vas a regalarle a tu público? ¿Es información que ya está disponible en internet, en un libro, o en algún tipo de publicación? ¿Vas a crear una síntesis? ¿Aportar otro punto de vista, inclusive desarrollar contenido nuevo? Debes comenzar por definir el contenido de tu presentación, el “núcleo” del aprendizaje que vas a compartir. Si es un tema muy trillado, debes enfocarlo a través de una óptica nueva. Por ejemplo, si vas a hablar sobre liderazgo, no uses teorías clásicas… narra, por ejemplo, una anécdota de un líder súper conocido… pero sin revelar su nombre. Cuando al final lo hagas, habrás creado una expectativa sobre su identidad y sus logros.

2- Organiza tus ideas con rotulador y cartulina: Un gran obstáculo que nos impide conectarnos con la audiencia, es asumir que vamos a hablarles como si fuese a nosotros mismos. Incluso cuando vamos a hacer una presentación muy técnica, debemos ser diáfanos y concentrarnos en los intereses de nuestro público. Steve Jobs dominaba este arte a la perfección, y por eso en vez de decir “El nuevo ipod tiene 4gb de capacidad”, decía“Ahora puedes tener 1.000 canciones en tu bolsillo”. ¿Cuál frase crees que es más espectacular…? Ahora, ¿Qué tienen que ver la cartulina y los rotuladores? sencillo… ellos te obligan a sintetizar tus ideas, a hacerlas más sencillas de expresar. Está comprobado que tener que escribir y garabatear sin posibilidad de borrar o corregir es la mejor forma de sacarle todo lo superfluo a una idea y llegar a su mismísima esencia; Allí podremos descubrir realmente cómo comunicar de manera clara e impactante el concepto que desarrollamos en el principio No.1

3- Cuando vayas a dar tu conferencia, crea expectativa dándole un vistazo al final: Algunos le llaman simplemente “definir los objetivos de la presentación”, pero ¡Qué cosa tan fría es enumerar, en una bendita “lista”, todos y cada uno de los puntos que tendrá tu presentación… ¡Es suficiente para matar por completo el interés del público, quien de seguro pensará, predispuesto “¿Y cómo le va a dar tiempo de dar todo eso…?” . En vez de eso, ¿Verdad que es interesante cuando en una película empiezan por mostrarnos una escena muy avanzada en la trama? recuerdo en particular a “Limitless” con Bradley Cooper… ¡Haz lo mismo!, dale un vistazo del “final” a tu público. Abre tu presentación, por ejemplo, con una frase similar a “Hoy descubriremos cómo la física moderna nació con un experimento que fracasó miserablemente “.

4- Trata de alcanzar un equilibrio entre contenido (racional) y narrativa (emoción). Esta es, por experiencia, la parte más difícil y tensa de toda tu preparación. Si te enfocas demasiado en el contenido, vas a aburrir a tu público. Si te concentras únicamente en “narrar la historia”, los más académicos pensarán que no tiene sustancia. ¿Mi recomendación? no permanezcas en un lado u otro más de 45 segundos. ¡Esto requiere un guión cuidadosamente estudiado!

5- Usa la regla de los 3: Existe un “chip” en nuestro cerebro que adora al número 3… y para una conferencia debes explotarlo al máximo. Divide tu presentación en 3 partes; siempre que debas subdividir a éstas, hazlo en 3… si debes reclasificar datos, características o categorías, enuméralas en grupos de tres, ¡Y si debes decir ejemplos, ya sabes cuántos son! No puedo insistir demasiado en este punto… ¡Es algo que simplemente funciona! Por ejemplo… al enumerar los Efectos de Derrames Petroleros en Ecosistemas Marinos (que son al menos 10), te concentras en los 3 más emotivos.

6- Píntalo todo de color local: La Teoría de Ausubel sobre el Aprendizaje Significativo se basa en “relacionar la información nueva con la que ya se posee, reajustando y reconstruyendo ambas informaciones en este proceso”. Por lo tanto, no es lo mismo dar una conferencia en México que en Venezuela, o lo mismo Tabasco que Madrid, Bogotá, Buenos Aires o Montevideo. Personalmente, las veces que un conferencista internacional se ha tomado la molestia de usar ejemplos locales en sus conferencias, he tenido una muy grata impresión y da una imagen de profesionalismo sin igual. No hay nada que iguale la empatía que crea tal deferencia para con el público. Y no necesariamente deben ser ejemplo geográficos… Si nuestra conferencia es de Redes Sociales enmarcada en un congreso de Publicidad, entonces dar un ejemplo de Responsabilidad Social Corporativa no tendrá el mismo efecto que uno más cónsono con los intereses de nuestra audiencia.

7- Reduce la información de tus láminas al mínimo posible: Quizá esto te cueste muchísimo, pero las láminas que tienen más de ocho palabras lo único que hacen es distraer a tu público. “¡Ocho palabras!”, ya habrás puesto el grito en el cielo… pero es así. Siempre haz tu mejor esfuerzo por ser lo más conciso con ellas; Si antes colocabas párrafos enteros en ellas, ¡Coloca una sola frase, o mejor aún, una sola palabra! recuerda que las láminas NO SON para leerlas; sólo son un apoyo visual para tu narrativa, que no te roben protagonismo. Si necesitas colocar cuadros o estadísticas… destaca el valor o índice más relevante para tu narración. Y nunca, ¡NUNCA! utilices listas enumeradas… ¡Divide cada punto en una lámina distinta!

8- Juega con el tono de voz, los silencios y todo tu cuerpo al expresarte: Por un momento recuerda las mejores películas que has visto. ¿Ya? ahora, recuerda cuáles fueron las escenas que te parecieron más memorabls de las mismas. ¿Listo? ahora, imagina que alguien que no las ha visto (y que no le importan los spoilers) quiere que le cuentes esas escenas. ¡Imagínate, la emoción que sentirías al alzar tus brazos al describir explosiones, encogerte y hablar bajito para crear suspenso, alzar la voz para darle emoción al cuento…! ¡Eso es! así mismo debes dar tu conferencia sobre Dispersión Cuántica de Partículas Alfa (Bueno, espero que tu tema no sea tan científico así…) ¡Pero ése es el “feeling” que debes tener! si el tema no te emociona a tí mismo, ¿Cómo pretendes emocionar a tu público? Y por favor, ¡Olvídate de esconderte tras el podio!

9- Practica, practica, practica: Una conferencia exitosa es el resultado de muchas horas de preparación. Los conferencistas superestrellas que desarrollan un storytelling que convierte a sus audiencias en fanáticos profesos, en promedio requieren 90 horas de trabajo para preparar una conferencia de 60 minutos. ¿Qué tan espectacular quieres ser? Pues bien, ¡Debes practicar una y otra vez, todos los días… durante varias semanas anteriores al evento! no hay nada peor que las muletillas, la inseguridad o perder el hilo del tema cuando tienes a 200 personas enfrente (que de seguro pagaron un buen dinero por estar allí) ¿No se merecen la mejor de las presentaciones?. ¡Anda, a dar lo mejor de tí mismo!

 

Lunes 25 de Abril de 2016