Seguinos en FacebookTwitter
Jueves 21 de Marzo de 2019
POR CARLOS SALAZAR VARGAS
Ocho pasos para el posicionamiento de un candidato
¿Que debo tener en cuenta a la hora de decidir el posicionamiento del candidato al cual estoy asesorando? Salazar te lo cuenta desde su mirada del "Politing".

 Un propósito básico en Politing es el “posicionamiento” y en cada uno de sus tres (3)campos: (1)politics”, para el “Ofrecimiento Político” (Candidato, Programa, Partido) (2)policy” para la “Política Pública” y (3)Polity” para la “City”. Este proceso debe cubrir lo que “es ofrecido”, el “mercado” y la “competencia” y tiene estos ocho (8) pasos:

1. Conocer situación actual: Para identificar los segmentos y “nichos” de mercado, la posición de lo ofrecido y las características de los receptores. SIEMPRE Se posiciona, luego de segmentar el mercado y elegir el segmento al que interesa llegar.

2. Comprobar la validez de la estrategia del ofrecimiento: Aunque se tenga idea de cómo “posicionar”, se debe preguntar si ese enfoque responde y es coherente con las estrategias y objetivos del partido. Esta respuesta indica si se debe seguir adelante, modificar el enfoque o cambiar las estrategia y/o objetivos del partido. De no hacerlo en ese momento, el esfuerzo y trabajo posteriores, se pueden perder.


Otros artículos:

¿Le interesa a la sociedad los análisis profundos en los discursos políticos? 

Líderes de la pequeña pantalla: los casos de Reagan y Trump


3. Determinar los criterios de diferenciación: Identificar los atributos que la “audiencia objetivo” utiliza para diferenciar los ofrecimientos, en cada uno de los segmentos que existen en el mercado electoral. Se recomienda tener una lista de los atributos y criterios “diferenciadores” que utilizan los electores y otra de los apoyos que poseen. Esos criterios se reducirán a dos o tres, de acuerdo con la escala de prioridades de la audiencia objetivo.

4. Posicionamiento de los “Ofrecimientos Competidores”: Como es imposible elaborar una estrategia de “posicionamiento en el vacío” (pues la lucha es en la mente de la audiencia y con las ideas previas que ya tiene, respecto de las otras ofertas competidoras) es necesario conocer, estudiar y clasificar cuáles son esas “ideas” competidoras.

5. Seleccionar el posicionamiento que desea ocupar: Decidir cuál es el posicionamiento que -en un segmento específico- se desea tener. Si ese “posicionamiento” ya estaba ocupado, se puede: (1) Encontrar otra oportunidad (2)Desalojar a los ocupantes actuales del segmento (3) Modificar el “posicionamiento” percibido por los actuales ocupantes. Ya decidido el posicionamiento, debe responder estas preguntas: ¿se puede consolidar el posicionamiento elegido? ¿se tiene la tecnología, dinero, tiempo y capacidades necesarias? ¿El segmento seleccionado y los canales de distribución, son accesibles y apropiados?

6. Elaborar la “declaración de posicionamiento”: Para ello, se recomienda describir: (1)El “posicionamiento” que se desea ocupar, el cual debe ser coherentes con el segmento al que se dirige (2) El problema de los electores que se pretende solucionar/resolver (3) La solución que ofrece a ese problema y las razones que la justifican (4) El grupo de electores que se sentirán atraídos por esa solución a ese problema (5) Reunir estos elementos en una “declaración” que contenga la menor cantidad posible de palabras (6) Simplificar la declaración y evitar las palabras complicadas

7. Comprobar el “posicionamiento” elegido: Someter el “posicionamiento” a un análisis “destructivo” para identificar y anticiparse a posibles deficiencias o debilidades y a las muy posibles respuestas de los competidores. Se recomienda: (1)colocarse en la posición del principal competidor y “preparar” respuestas que se centren en atacar las debilidades de su “declaración de posicionamiento(2) Asumir que Usted es uno de los votantes/electores a quienes les gusta “destruir” su declaración. Al final, tendrá una lista de las debilidades de su declaración (3) Ver si se pueden superar, o si el “posicionamiento” debe ser modificado.

8. Someter a prueba el “posicionamiento” elegido: Asegúrese de que el “posicionamiento” es el correcto y que puede ser correctamente comunicado con efectividad (tanto interna como externamente). Para ello, responda estas preguntas: ¿Está elaborado dentro de las características del segmento? ¿Describe claramente la oportunidad que se pretende explotar? ¿Resalta la solución real de lo que se ofrece? ¿Describe a las personas que se sentirían atraídas por ese posicionamiento? ¿Presenta los beneficios que los electores obtendrían? ¿Es suficientemente simple? ¿Refleja la perspectiva de los electores? ¿Es fácil de comprender? ¿Resume el valor que se realmente ofrece al mercado? ¿Es compatible con las estrategias y cultura del partido? ¿Es honesto? ¿Se puede promocionar fácilmente? ¿Contiene una “clara proposición” para el votante? ¿Se puede comunicar con pocas palabras? ¿Enfatiza la solución que ofrece? ¿Es original?...

Obviamente, ninguna “declaración de posicionamiento” sirve si no se ejecuta. Así, a pesar de que estos ocho (8) pasos le permiten desarrollar la “declaración de posicionamiento”, no olvide lo que hay que hacer antes y después de ella, pues la mejor prueba de que el “posicionamiento” existe, es necesario, útil y real, está en la frase que me repetía un votante-elector: “A ese candidato “SI” lo conozco, pero “NO” lo distingo”…

Jueves 8 de Noviembre de 2018