Seguinos en FacebookTwitter
Sábado 19 de Enero de 2019
Por Eleonora Gosman publicado en Clarín
Jair Bolsonaro, con viento a favor en Brasil: el 75% dice que está en el buen camino
Según Ibope, goza de una alta confianza incluso entre quienes no lo votaron. El 64% juzga que 2019 será un año muy bueno. Asumirá el 1°de enero.
Fuente: ep01.epimg.net

 Jair Bolsonaro asumirá la presidencia de Brasil dentro de 17 días con una importante dosis de popularidad: el 75% de los brasileños consultados -2.000 en total- afirmó que el futuro jefe de Estado “está en el buen camino”.

Lo reveló este jueves un sondeo de Ibope, según el cual la confianza en el plan económico del próximo gobierno es mayor entre clases altas que en las capas de bajos ingresos, aunque en todos los sectores sociales supera el 50%. De acuerdo con la investigación de la consultora, la población es optimista en relación su propia vida en 2019: 64% juzga que será un año “muy bueno”. Otro 18% lo evalúa como “regular” y apenas 14% lo divisa como “pésimo”.

La investigación se realizó entre el 30 de noviembre y el 2 de diciembre. De modo que no llegó a medir el impacto de una denuncia sobre “movimientos financieros atípicos” que involucró a Michelle Bolsonaro, la esposa, y al hijo Flavio, diputado en el estado de Río de Janeiro. El “fenómeno” Bolsonaro, en cuanto al nivel de adhesiones obtenidas, se asemeja a lo que les ocurrió, en víspera de la asunción, a tres presidentes anteriores: Fernando Collor de Mello había despertado un entusiasmo similar antes de ocupar el Palacio de Planalto. Llegó a recoger 71% de credibilidad entre los ciudadanos brasileños. Otro tanto ocurrió con Fernando Henrique Cardoso, que también subió con 70%. En cuanto a Lula da Silva, 76% de los brasileños lo respaldaba al comienzo de su administración.

inguno de ellos, sin embargo, logró mantener por mucho tiempo esos índices de popularidad. En el caso de Collor, tres meses después de ocupar el sillón presidencial –es decir, dentro de los 100 primeros días de gestión- había caído a apenas 36% de evaluación positiva. Fernando Henrique también demoró tres meses para ver como se derrumbaba la estima: bajó a 39%. Y Lula no fue la excepción: ya en el primer mes, el optimismo había declinado a 56,6%.

No es un detalle lo que ocurre en las primeras semanas del Ejecutivo: no sólo se instala un nuevo presidente. Junto con él vienen concepciones distintas de qué hacer con el país, además de implantar nuevas normas que implican, en este caso específico de Bolsonaro, la reducción de ministerios. De los 29 actuales, pasarán a ser 22. De esto, siete carteras serán ocupadas por militares. Esto no produjo ninguna mella en el prestigio del presidente electo. Según Ibope, entre los “muy informados” el 77% considera que la elección de los ministros “es muy adecuada”.

Un dato que debe destacarse es el “efecto Mito” –como lo llaman los partidarios del futuro mandatario. Para la pesquisa de Ibope, no sólo sus simpatizantes manifestan optimismo. Gran parte de los que no lo votaron tienen ahora fuertes expectativas en la próxima administración. “Ganó con menos del 60%. Pero ahora se sumaron sectores que apuestan a él”, calibró Renato Fonseca, director de encuestas de la Confederación Nacional de la Industria. Hay diferencias regionales. Son mayores entre las personas de altos ingresos del Sur y Sudeste del país. En cambio, se achica la expectativa en el Nordeste.

Es sorprendente, pero la credibilidad del gobierno que se iniciará el 1º de enero se basa más en cuestiones de simpatía que en el conocimiento de las propuestas del presidente electo. Un 40% de los entrevistados no logró recordar ninguna iniciativa.

Entre aquellos que sí saben del plan, el enunciado más citado fue la reforma del sistema previsional. Para el conjunto, sin embargo, el planteo preponderante es el de la liberación de ventas y portación de armas. En ese contexto, se entiende que sea la seguridad pública el asunto donde la población tiene mayores certidumbres de éxito del gobierno Bolsonaro. Lo citaron un 43% de los entrevistados, contra 37% de los que apostaron a una mejora en el combate a la corrupción y 36% de quienes creen que se resolverá el dilema del desempleo.

Cuando se preguntó en qué áreas Bolsonaro podría ser menos exitoso, se mencionó el aumento del costo de vida, luego la desocupación, seguida por la falta de vivienda y la salud pública. Los resultados de un próximo sondeo de Ibope podrían cambiar influidos, tal vez, por las sospechas que giran alrededor de su hijo Flavio, senador electo. Su chofer movió en su cuenta corriente sumas incompatibles con sus ingresos. Y de allí salieron 24.000 reales (unos 12.000 dólares) hacía la cuenta de Michelle, la esposa del presidente electo.

Viernes 14 de Diciembre de 2018